jueves, 25 de noviembre de 2010

Vamos al zoologico, logico, logico, a ver animales

cuales, cuales, cuales ??


video

Hemos ido al Zoo.

Si bien no le ponía muchas expectativas (ya me había desilusionado con el acuario así que venia en plan con este me pasa lo mismo) el lugar siguió sin colmar las pocas que tenia.

En linea general no me considero uno de esos especímenes argentinos que alaban todo el tiempo las cosas de su tierra (en argentina esto, allá aquello) pero no se vuelven ni en pedo.
Pero si hay algo que me gustaba y es el Zoo de buenos aires.
Desde que empezamos a salir con Euge era como una actividad que hacíamos con mis sobrinos los fines de semana que se quedaban en casa (cosa que sucedía cada 15 días) y es que el Zoo no solo en lindo, grande, lleno de animales y color, sino que ademas es barato. Y al ser económico claro esta, es un paseo familiar super divertido. Los niños corretean de un lado para el otro, corren patos, le dan de comer a las cabras, ven bañarse al hipopótamo, y uno pasea y toma sol.

El Zoológico de Barcelona en cambio, es la tristeza mas grande que vi en mi vida. Da pena. Lastima de los animales que están ahí. De los pocos animales que hay.
20 cabras amuchadas en una jaula para 10.
O 2 hipopótamos en una pileta que gracias si es para uno.
Invasión de pavos reales, y escases en la variedad de animales. (eso si de los que vienen de áfrica muuuchos)

Fuimos porque nos hacia ilusión ver como iba a reaccionar el enano con todos los animales que suele ver en la tele (no tuvimos en cuenta que no estarían ) y aunque el se divirtió dándole de comer a las cabras, viendo a los monos, y con la lengua del dragón de komodo. Nosotras salimos con un solo pensamiento : suerte que no experimenta la desilusión porque este es el único zoo que conoce.

Llevo 5 años en Barcelona y hasta ahora no había extrañado nada de mi ciudad, no hablo de la comida (porque extraño los chinchulines ) ni de la gente (porque extraño a mis sobrinos) hablo de la ciudad de los lugares.
No me había pasado.
Pero el Lunes tuve una nostalgia atroz por mi Zoo.
Por su laguna y el correr a los patos con los mellis imitándolos. De los alces que tenes que tener cuidado al acariciar porque te quieren comer las mangas del jersey.
De las crías y crías de tigre blanco.
De la búsqueda del aguara guazu (y tratar de encontrarlo primero)
... de mi zoo grande, ruidoso, lleno de chicos, de risas, de vida...


domingo, 7 de noviembre de 2010

Se acaba el año

Ha pasado volando, y ya solo queda un mes ...


Despues no digan que no avisamos.