sábado, 25 de julio de 2009

Princesas de Tierras Lejanas

El Coco ha conocido el museo.
Y esto no es mas que el comienzo ...
Para que se entienda creo que no me queda mas que hacer un pequeño raconto.
Mi padre era un enfermo de la historia y la informacion, como todo modelista supongo.
Mi madre, para no ser menos, o simplemente poruqe estaba criando a los hijos de mi padre (nosotros) y este recalcaba en la importancia del conocimiento, nos llevo, mientras le fue posible "obligarnos" a mi y a mi hermano a conocer todos los museos de Bs. As.
Mi fantabulosas vacaciones de invierno se dividian entre mañanas en los museos y tardes en el teatro San Martin.
A veces como golpe de suerte lograbamos que un miercoles nos llevara al cine.
Conozco todos los museos, fui tantas pero tantas veces, que del museo de armas de la nacion, de la galeria donde estaban los trajes samurai, me sabia exactamente los movimientos que tenia que hacer y en que direccion para que el detector que encendia las luces, no se encendiera.
Claro que como mi padre restauraba maquetas para este museo, lo mio tambien es trampa.
Asi y todo, pese a lo que muchos de mis compañeritos de colegio creian, e incluso mis amigos.No me quejo.
Me encanta ir al museo.
Y por suerte a mi mujer tambien ....
Esto sginificaba que tarde o temprano a nuestro pequeño heredero le tocaria afrontar su destino.
Aunque reconozco que fue demaciado temprano para su gusto ...
En el museo de Historia de Catalunya, pusieron una exposicion historica medieval/renacentista ... palabra clave si las hay, Euge fanatica de la historia y yo del medioevo (si soy la psicopata que le compra los dragones al nene ...).
Una muestra que hay uqe reconocer fue increible, no solo por las fotos y las reproducciones, sino tambien por todos los elementos graficos que cada tanto te despejaban un poco la enmarañada cabeza (y es que esto de que una se llame de una manera aca, de otra en francia y otra totalmente distinta en inglaterra, sumandole que los hijos se llaman igual que los abuelos, marea a cualquiera) ...
El pequeñajo entro tranquilo, pero obviamente poco a poco, el ambiente oscuro, los ruidos que reproducian paisajes y la musica de fondo logro ponerlo molesto.
Optamos por tenerlo ensima e ir contandole (vale aclarar que toda la exposicion esta en catalan y al coco le encanta que le hablen en catalan ... independencista nos salio) y mostrandole todas las cosas.
Hubo que evitar que se sambullera un par de veces, sobre todo con las esculturas, los fragmentos de edificios, y la montura de caballo (que era increible) ... los libros, dentro de las vitrinas, y con tantos colores sus paginas (el arte de la escritura en esa epoca era demaciado llamativo y florido en su caligrafia y sus dibujos) hacian que cada vez que nos acercabamos a una para leer los minusculos cartelitos explicativos, el señalara con su dedito y dijera ete??
Fue didactico, entretenido, reconozco que a veces un poco agotador (para nosotras de contenerlos y para el que se queria ir de joda a otro lado) ...
Pero fue el comienzo .... de algo que no sera tan exagerado como en mi infancia, pero que tambien se que puede ser bonito ...

5 comentarios:

NuriaBadilla dijo...

Estoy tan segura de que el Héctor habría sido absolutamente feliz con ustedes en ese museo. Ignacio y yo nos podíamos haber ido con el Coco a jugar!!!!

Hermosa costumbre, pero la historia de tu infancia... más hermosa aún

Apolo dijo...

Genial chicas!
;)

Lucky dijo...

Yo creo que nunca es demasiado pronto para inculcar a un niño los valores de la cultura... Cuanto antes se empieza antes se encuentra el gusto. Seguro que el Coco aprenderá a amar el aprender.

Enhorabuena por ser tan buenas mamis.

Madres Lesbianas dijo...

Qué bien que Coco pueda disfrutar de los museos,como dicen en otro post,nunca es demasiado pronto para familiarizarlo con la cultura y enseñarle a amarla.
Un abrazo

Mado Martínez dijo...

Su primer museo!! para todo hay una primera vez :))