miércoles, 16 de julio de 2008

Vamos a la Playa !!!


Y llego el tan ansiado dia (para Euge).
Luego de las compras de principio de mes, que inlcuian ir a por nuestro trajes de baño, me ha tocado surcar el peligro camino que me conducia a tan tedioso destino.
La Playa.
La agonia fue corta puesto que vivimos a tan solo tres cuadras. Antes de que pudiera pensar en una buena escusa por escaparme, ya estabamos ahi.
Fuimos por la tarde como a las 17 hs., con lo cual se suponia (o era de suponer) que el sol picaria menos.

Lo unico que le daba algo de emocion al hecho era que por fin, el enano conoceria el mar y la arena (que lo que se dice arena, arena, no es). Si bien ya lo
habiamos estado viendo desde los espigones y muelles, todabia para el era algo lejano.


Pero ete aqui, que el chancho de camino se quedo dormido (si en tres cuadras se durmio!), por lo
que al llegar vi mi triste destino. Hasta que Conrado se despertara no me iba quedar otra opcion mas que tomar so (justo yo!!!) Eugenia con su discurso de nuestra primara salida a la playa no me dejo coger una sola revista.

La peor parte llego a la hora de ponerme la crema (uso bloqueador solar para bebes factor 50+) esa cosa de embadurnarse y sentarse en la arena ya me estaba dando nauseas.

Sobrevivi. Y no solo eso ademas tome rayitos de sol. El coco ocupaba toda la sombrialla asi que no podia esconderme.

Hasta quede rosadita y todo.
Por fin (para mi) Conrado se desperto y llego el momento de meternos al agua. Estaba todo bien verla de cerca, como se movia, pero no le gusto demaciado la idea de mojarse, taba fria y el no estaba de humor (Malhumorado como la madre ....ja! tienen dos, multiplica).

Pero el malhumor se le fue enseguida cuando mamá (la playera, no yo) lo dejo sentado en la arena. Y no obstante lo dejo jugar con esta.

Se revolco con la pelota que le regalo el tio Hernan y hasta merendo. Cosa que a mi me dio la excusa perfecta para huir ya que no hay mejor cosa que proponerle a Eugenia comer. Lo que sea no importa. Ella con tal de comer es feliz.


Asi transcurrio la primera excursion familia a la playa, y por lo que dedusco de mi negro destino es que se repetiran.
Sentada en la arena cierro los ojos y pienso en la blanca y fria nieve que me traera el invierno. Y con ella, MI DULCE VENGANZA.

4 comentarios:

Pioja dijo...

He llegado por casualidad a este blog, pero básicamente se me ha caído la baba viendo a vuestro bebe :D Que lindo, mucha salud y suerte.

Un saludo :)

lasolastrajieronesto dijo...

hola, sigo insistiendo ese bebe es hermoso, es como me gustan los niños ajenos jaja, y no se como a pato no le gusta la playa q daria yo por vivir atres cuadras del mar y la playa un saludo chicas
seguire visitando sus blogs, sobre todo el de conrado q me parece hermoso by marysol

Mado dijo...

Pero este coco se hace cada día más hermoso!!!! Qué dulce.

Euge dijo...

Piola: hola bienvenida a estos pagos

Las olas...: yo tampoco puedo entender como es que no le gusta la playa!!!

Mado: gracias por pasarte!