sábado, 9 de agosto de 2008

6 meses, pediatra, vacunas, tios y destete suspendido



A veces tengo miedo de que seamos unas madres insoportablemente babosas, imaginense que María quería montar una fiesta por los 6 meses! Pero yo la mire y le advertí que si hacíamos una fiesta ahora para el año monto un circo de proporciones bíblicas. Creo que con eso la convencí porque me miro con cara de susto y no dijo más nada. En cierta forma igual se salio con la suya porque a la noche salimos con unos amigos, y como era se esperarse Coquito fue el centro de atención. Lo pasamos muy bien, necesitabamos salir, distraernos y divertirnos un rato con gente agradable. Sé que no esta del todo bien que el gordo ande en la calle hasta tan tarde, pero no es algo que hagamos siempre y prefiero que este conmigo a dejarselo a nadie... es muy chiquito todavía!

El viernes nos tocaba la visita con la pediatra, yo no estaba segura de si nos vería la doctora o la enfermera y tenía diez millones de cosas para preguntarles. Pero cuando se abrió la puerta apareció una persona que no conocía y entre en pánico. Es que nunca sabes como te va a tratar el que esta del otro lado de la puerta, hasta ahora no hemos tenido mayores problemas, creo que sobretodo porque cuando entramos a la consulta todos asumen automáticamente que María es la madre y yo una amiga o la hermana o algo así, hasta que empezamos a hablar del tema de la teta y María me señala a mi, en ese punto aprovechamos el desconcierto y las disculpas y todo el momento de confusión hacemos lo que tenemos que hacer y nos vamos mientras ellos se preguntan que paso. En fin, superada la sorpresa inicial yo ya me sentía cómoda con los profesionales que atendían a Conrado pero las señoras se me fueron de vacaciones de modo que no tenía más opción que ver como salía todo con la nueva enfermera. Por suerte, fue todo más que muy bien, la nueva enfermera no sólo resulto super agradable, sino que nos ahorro cualquier explicación y se mostró muy dinámica, natural y no tuvimos que recurrir a ningún truco de desconcierto. El único inconveniente que tuvimos fue con el pediatra que se portó medio antipático, porque mientras yo le hacia unas consultas a la enfermera sobre la teta, María se ocupaba del fin del examen con el doctor y el tipo medio que mala onda. Pero cuando salimos ella me aclaro que el tipo era así de antipático con todo el mundo, nada contra nosotras. Al final fue todo bien, el gordo esta perfecto de salud, ya puede comer casi de todo y le dieron sus vacunas. Me aconsejaron esperar a que pase un poco el calor para destetarlo, porque con este calor es normal que este fastidioso y que a veces no quiera comer y es preferible seguir para evitar que baje de peso, como el muy chanta el biberón no lo quiere ni en foto. Y me puso bien la forma en la que encaro el asunto la enfermera, no me miro como a una bruja horrible por querer reducir las tomas de día.
Hoy tiene un poco de fiebre, es normal por las vacunas, y esta todo como un pollito mojado me mira y me hace "pucherito" y si se le caen los juguetes llora como un marrano.
Es increíble que ya tenga 6 meses, se me pasa el tiempo volando!

1 comentario:

Aqua dijo...

Me imagino que debe ser super ver lo bien que va vuestro hijo, por que por las fotos que ponen de él se ve un niño sano y feliz, creo que a la hora de ir al medico o la enfermera eso es muy importante que vean a un niño asi de bien, por lo demas es lo que tiene el verano que ya no sabes quien va estar detras de la puerta de tu consulta habitual pero que le vamos hacer tambien merecen unas vagaciones.

Besos
Aqua+Lotus=Daniel