jueves, 11 de diciembre de 2008

Armamos el arbol

Con motivo de que por la tarde teniamos que ir al medico, Euge y el coco ayer se salvaron del curro.
Por lo que cuando volvi a casa por la mañana, con la noticia de que no tendrian que ir al trabajo estaban los dos mas que emocionados.
Como teniamos medico a la tarde, decidimos aprovechar para decorar la casa que entre boludeo y trabajo todabia no preparamos para las fiestas.
El arbol del tio Cesar estaba muerto, y con el enano gateando este año no daba como para comprar uno natural, por lo que fuimos en busca de uno de mentira, aunque mas no sea pequeñito.
Volvimos con el arbol y unas huevadas para disfrazarnos en navidad que seran parte de nuestra tarjeta de felicidades (si tenemos mas delirios que los reyes de españa).
Nos pusimos con la gorda a decorar el arbol (cabe destacar que es algo que deteste toda mi vida y aunque este año estaba super emocionada me falta practica por lo que mi lado quedo escualido y pobreton y el de Euge super chulo, que es el que usamos como vista frontal del dichoso arbol).
Conrado daba vueltas por toda la casa, le golpeaba la puerta al tio que se estaba duchando y que mientras lo hacia mojaba el pato de juguete que siempre queda en la ducha y cuando le cae agua no para de sonar cua cua cua ... imaginenlo cuando le cae una gota a la noche y en medio del silencio empieza ... no saben la de veces que saltamos todos de la cama y vamos cabreados al baño con intencion de asesinar al puto pato)

En fin que luego de evitar que se comiera los adornos y que intentase tirar el arbol a toda costa, logramos finiquitarlo y ubicarlo ... una vez conectado y ensendido se ve que ya no le causaba tanta atencion y salio gateando hacia el otro lado .... cosas que tiene Conrado.
Mientras Euge limpieba el desastre de las boas esas que se despeluchan todas, yo fui a buscar un papanoel de chocolate que nos regalaron en una tienda, dispuesta a comermelo re emocionada .... cuando de repente los dos me atacaron, cosa que se lo terminaron comiendo ellos, como todo lo que le pasa a mi comida ultimamente.

Como faltaba un rato para ir al medico, nos fuimos a almorzar, a un restaurate argentino que esta cerca de casa. Ek como compartio comida conmigo, y descubrimos que el flan no le llama tanto la atencion como al resto de los chicos, a lo que Euge me dijo que a ella tampoco le gusta tanto, que el flan es solo la escusa para por comerse el dulce de leche ... puesto que si se lo comia del frasco a cucharadas seguro la retaan .... y yo me acorde de mi abuelo de su flancito chiquito y del medio frasco de chimbote que se bajaba cada vez que comiamos flan en su casa ... (imaginense un balde de pintura de 5 litros en vez de una lata, es carton y todo eso lleno de un dulce de leche espeso, espeso ... flor de empachos me he agarrado).
La visita al medico fue la mas fugaz de toda nuestra vida, como escupitajo de llama. Entramos le vio la piel al coco (fuimos porque tiene la piel muy seca y eso que le ponemos cremas que son super buenas - y caras - pero no hay caso ) nos reseto la nueva crema, se sonrieron mutuamente y nada, listos para irnos a casa.
Tarde mas en ponerle y sacarle la camiseta .... y en convencerlo porque sacarsela con el frio fue un martirio pero vestir a Conrado es mas jodido que salir de paseo con Indiana Jones.
El resto de la tarde me tocaba dormir, a la noche trabajo .... y con la lluvia los otros dos hicieron lo mismo....
Movidito el dia ... pero mañana por suerte no curro yo, ni ellos , asi que .... descanso, merecido descanso ...

2 comentarios:

Diana dijo...

divino el coco!!! ustedes forman una familia mágica!!!

Chinitas de Chinitilandia dijo...

Vaya odisea con el arbol, a ver que tal funciona la cremita...